Bienvenidos

---------El peor obtáculo es el miedo-----------

domingo, 26 de junio de 2011

¿QUÉ ME DISTINGUE A MÍ? ¿LA HUMILDAD O…?

¿QUÉ ME DISTINGUE A MÍ? ¿LA HUMILDAD O…?


Autor: Chila
25/06/2011

La humildad es la claridad que tiene una persona de sus propias limitaciones y debilidades. El humilde ve las cosas como son, lo bueno como bueno, lo malo como malo. En la medida en que un hombre es más humilde crece una visión más correcta de la realidad. La humildad es un valor que lleva consigo la persona que hace el bien a través de su actuar, que respeta al otro como tal.

¿Y cómo son las personas que no son humildes? ¿Qué las distingue?

Las personas que no son humildes pareciera que están vacías, ya que están llenos de egoísmo, de envidia y de rencores. Comúnmente se caracterizan por su prepotencia, creen que siempre tienen la razón y desconocen los logros de otras personas, cuando sobresalen en alguna actividad, ya sea en el barrio, en el trabajo o en alguna institución social.

Las personas que no son humildes quieren abarcar más de lo que son capaces, ellos piensan que si no están en alguna actividad, todo va a salir malo, y de hecho, critican duramente, aunque la mayoría de las personas, feliciten a quienes las realizaron.

Una persona que es orgullosa, genera desconfianza, puede ser hasta grosera, pues sólo quiere lograr sus objetivos a costa de cualquier cosa, lo malo es que cuando existen en los trabajos, son las que lograr manipular a los jefes, ellas comúnmente, influyen tanto, que siempre logran que se haga lo que quieren. La persona con estas características jamás pedirá ayuda a sus compañeros al pensar que ellos son incapaces de resolver un problema que el mismo no puede.

Las personas orgullosas por lo general son arrogantes, soberbias, tienden a alabarse a sí mismas y buscan constantemente reconocimientos. Miran a los demás como si ellas fuesen superiores, mantienen a la gente a la distancia y son rápidas para echarles la culpa a los demás.

Se puede ir analizando diversas situaciones y nos vamos a dar cuenta que siempre va a predominar la autosuficiencia, lo peor de las situaciones es cuando existen personas importantes, personas que dirigen, que pareciera que les alimentan más y más esas características. Es muy difícil ayudar a una persona con estas características, puesto que nunca reconocen sus errores y menos son capaces de pedir disculpas por el daño que hayan provocado.

Es bueno que cada uno de nosotros nos analicemos para descubrir en que fallamos con respecto a hacer prevalecer valores que indiquen que somos personas capaces de reconocer cuando fallamos, que muchas veces actuamos con demasiado orgullo y eso daña a nuestro espíritu y daña a quienes nos rodean, a veces a quienes amamos.

Amigo, después de analizar estas características, te invito a meditar, a realizarte una introspección, a prometerte a ti mismo que lucharás día a día para ir mejorando como persona, que siempre tendrás presente que no somos perfectos y por lo tanto, es muy importante que cada día dejemos un espacio de tiempo para meditar en silencio, como he actuado hoy, que hice bien y en qué fallé. Preguntarme por qué actúe de esa forma con mi compañero de trabajo, con mi jefe o con mí amiga o amigo que siempre está dispuesto a ayudarme.



Observa ambos dibujos e identifícate. Opina ¿Qué piensas tú? ¿Cómo arreglar el mundo de los orgullosos?