Bienvenidos

---------El peor obtáculo es el miedo-----------

jueves, 15 de julio de 2010

Técnicas de conversión o lavado cerebral



Manipulación o lavado cerebral (control mental)




En vista del apogeo que han tenido muchos políticos, vendedores e inclusive las congregaciones religiosas que manipulan de manera masiva a gran cantidad de incautos, obligándolos de manera inconsciente a entregar su dinero a estas organizaciones e iglesias que en pocos años se enriquecen y adquieren poder social y político he decidido a través de Ciencias Humanas dar este pequeño aporte para que ustedes, mis amigos lectores y seguidores de este blog, queden alertado sobre los efectos y la formas en que nuestras mentes pueden ser fácilmente manipuladas si se aplican hábil y correctamente las técnicas apropiadas.

ALGO DE HISTORIA:




Al inicios de 1700, 1735, un Teólogo Calvinista puritano de nombre Jonathan Edwards (1703-1758), predicaba a sus oyentes (en una cruzada religiosas en Northampton,
Massachussets) induciéndole sentimientos profundos de culpa y arrepentimiento, tanto así que causó en sus feligreses que dos de ellos se suicidaran y a que el resto quedarán tan sugestionados que ansiaban cada ves más y más de esta oculta dosis de manipulación.

Lo que Edwards hacía era crear condiciones que limpiaban el cerebro para que la mente aceptara una nueva programación. Nuevas instrucciones, en forma de sugestiones, pueden sustituir a sus ideas previas. Las nuevas órdenes eran negativas. Les podía decir: "¡Son pecadores, están destinados al infierno!" El resultado fue que una persona se suicidó y otra intentó hacerlo. Como Edwards no enviaba mensajes positivos hasta el final del resurgimiento, muchos aceptaron las sugestiones negativas y actuaron, o desearon actuar, según ellas. Y los parientes del suicida contaron que ellos estaban también tan profundamente afectados que, aunque habían encontrado la "salvación eterna", estaban obsesionados con la diabólica tentación de acabar con sus vidas.
La iglesia católica ya ha estado usando estas técnicas desde mucho antes, claro está que aún no poseían un método especifico hasta que después de Jonathan decidieron aplicarla de esta forma y comprobar que tan buena podía ser su efectividad, desde ese momento se han estudiado, desarrollado y han sido aplicadas hasta nuestros días.
Aunque Stuphen nos dió el dato de que fueron las entidades religiosas cristianas las primeras en aplicar con cierto éxito estas técnicas de lavado cerebral, Iván Petrovich Plavov nos entregó las bases definitivas para sus estudios posteriores aplicando un nuevo concepto de aprendizaje por inhibición transmarginal.

Este concepto nuevo de inhibición se relaciona con la capacidad de la mente de olvidar las situaciones desfavorables, plasmando en su lugar en el subconsciente, nuevas ideas…, en pocas palabras, se utiliza un trauma para fijar nuevos aprendizajes. La técnica lleva al individuo a un estado de ansiedad o miedo tal que blanquea o vacía su mente permitiendo de ese modo que se introduzcan nuevas ideas en ella, disminuyendo progresivamente la capacidad de juicio e incrementando la sugestividad.

Estas técnicas se pueden combinar con las de hipnosis para hacerlas aún mas efectivas.
Pavlov identificó tres estadios (Fases) diferentes y progresivos de la inhibición transmarginal.
EQUIVALENTE: El cerebro da la misma respuesta a estímulos débiles o fuertes.
PARADÓJICA: El cerebro responde más activamente a los estímulos débiles que a los fuertes.
ULTRA- PARADÓJICA: Las respuestas condicionadas y los patrones de comportamiento pasan de positivos a negativos o de negativos a positivos.
Con la progresión a través de cada fase, el grado de conversión se hace más efectivo y completo.

Las formas más común de conseguir la conversión es trabajar con las emociones del individuo o del grupo hasta alcanzan un nivel anómalo de ansiedad, miedo, excitación o tensión nerviosa. El resultado progresivo de esta condición mental es la disminución de la capacidad de juicio y el incremento de la sugestibilidad.

Se consiguen los mismos resultados en los tratamientos psiquiátricos contemporáneos con electroshock o con la disminución intencionada de los niveles de azúcar en sangre inyectando insulina.
TÉCNICAS FISICAS DE PERSUASIÓN USADAS POR LAS SECTAS

HIPERVENTILACIÓN

Se trata de persuadir en la victima un exceso en el nivel de respiración, se le obliga de algún modo a que respiren mucho más rápido de lo normal, este exceso produce caída en los niveles del dióxido de carbono y produce alcalosis respiratoria, produciendo de momento algunos mareos y dando la sensación de aligeramiento en la cabeza, si se prolonga aun mas la respiración en exceso se puede caer en pánico, tener convulsiones y hasta calambres musculares. Para lograr que la victima aumente su ritmo respiratorio, las sectas animan a sus seguidores a gritar muy alto, a repetir tonadillas, bailar con movimientos de giros y a cantar.

REPETICION DE MOVIMIENTOS

Estos movimientos tales como aplaudir, balancearse de un lado a otro, etc.… provocan alteración en el estado de consciencia individual. Al dar vueltas se produce mareos, los sectarios utilizan bailes prolongados con giros y balanceo. Al efecto obtenido lo definen como éxtasis (nuevo nivel de consciencia).

SUGESTIONANDO EL CUERPO

Los antiguos miembros de sectas presionaban con sus manos los ojos de sus seguidores hasta que el nervio óptico les inducía la visión de destellos de luz. "Otorgaciones de luz divina". Los mismos miembros de la secta eran instruidos para que se presionaran las orejas hasta que escuchasen un zumbido "Harmonía divina".

TÉCNICAS DE TRANCE

La hipnosis y las técnicas de conversión son dos cosas diferentes, siendo la técnica de conversión mucho más poderosa.

Con estas técnicas se produce en el individuo un “estado alterado de consciencia”, el individuo se hace más sumiso. La meditación prolongada, las repeticiones de frases, las tonadillas, etc. Son los métodos mas utilizados.

En las congregaciones de masas generalmente se tocará una música repetitiva mientras la gente va llegando. Un ritmo repetitivo, idealmente de 45 a 72 "golpes" por minuto (un ritmo cercano al del corazón humano), es muy hipnótico y puede generar estados alterados de la conciencia en un alto porcentaje de personas. Y, una vez se está en estado alfa, se es al menos 25 veces más sugestionable que en estado beta de plena conciencia. Subconscientemente, recuerdan su estado mental en servicios anteriores y responden de acuerdo con la programación post-hipnótica. El sacerdote entra y habla con "voz rodada" (estilo repetitivo y rítmico usado por los hipnotizadores cuando quieren inducir un trance). Lo usan también muchos abogados, cuando desean introducir firmemente una idea en la mente del jurado. La voz rodada puede sonar como si el orador estuviera hablando con el ritmo de un metrónomo, o como si estuviera enfatizando cada palabra con un estilo monótono y repetitivo. Las palabras son pronunciadas habitualmente a un ritmo de 45 a 60 por minuto, maximizando el efecto hipnótico.

Luego, el sacerdote induce un estado alterado de la conciencia y/o comienza a excitar a los oyentes. Después, un grupo de mujeres jóvenes con "dulces y puros" vestidos de gasa suelen salir a cantar. Las canciones Gospel son estupendas para crear excitación y hacer que los oyentes se impliquen. En mitad de la canción, una de las muchachas puede ser "poseída por el espíritu" y caer al suelo o actuar como si el Espíritu Santo estuviera en su interior. Esto incrementa muy efectivamente la intensidad en la habitación.

En este punto, las tácticas de hipnosis y de conversión están siendo mezcladas. Y el resultado es que la atención de la audiencia se focaliza en la comunicación a medida que el ambiente se hace más excitado o tenso. En este momento es cuando se piden las donaciones, pasan algunos ayudantes del sacerdote con las cestas de recolección mientras el sacerdote continúa con su voz rodada con algunas frases tales como “Dad a Dios… Libera tus pecados, Arrepiéntete”… Después aparece el sacerdote "amenazador". Induce el miedo e incrementa la tensión hablando acerca del "diablo", "ir al infierno" o de la proximidad del fin del mundo.

El poder de la sugestión dada a cientos de personas en la hipnosis asegura que al menos del 10 al 25 por ciento de ellos verán cualquier cosa que se les sugiera que han de ver. En la mayor parte de las reuniones renacentistas, "testificar" o "ser testigos" sigue usualmente al sermón basado en el miedo. Gente del auditorio se levanta y relata sus historias. "¡Estaba impedido y ahora puedo andar!" "¡Tenía artritis y ahora se ha curado!" Son manipulaciones psicológicas que funcionan.
En ese momento los que quieren ser curados se alinean alrededor de la habitación, o se les dice que salgan al frente. El predicador puede tocarles la cabeza firmemente y gritar "¡Sana!" Esto libera la energía psíquica y, para muchos, resulta la catarsis. En la catarsis (Fase equivalente), el cerebro queda temporalmente vacío y se aceptan las nuevas sugestiones.

IMAGINACIÓN GUIADA

Largas y detalladas historias visuales pueden conducir a las victimas a un estado parecido al trance donde se vuelven más susceptibles a la sugestión, reproduciéndoles poco a poco algunos traumas y dolores de su infancia e incluso, amplificando su sentimiento de vacío y de soledad.

Cuanto más se intensifiquen estas condiciones, más se agravan. Una vez se alcanza la catarsis, o primera fase cerebral, se hace más fácil conquistar la mente del individuo o grupo. La programación mental existente se reemplaza por nuevos patrones de pensamiento y conducta.

Otras técnicas usadas para modificar el funcionamiento del cerebro son el adelgazamiento, las dietas radicales o altas en azúcar, las incomodidades físicas, la regulación de la respiración, el recitado de mantras en la meditación, la exposición de misterios asombrosos, efectos especiales de luz y sonido, la respuesta programada al incienso, o intoxicación por drogas.

Las técnicas son todavía usadas por renacentistas cristianos, cultos, empresas, vendedores, políticos, la televisión, los medios y el ejército de los Estados Unidos, entre otros.
Los políticos juegan con las emociones de la gente usando generalmente los datos negativos de su rival y lo hace repetitivo a los oídos de sus seguidores, para ello usan imágenes, videos, compran a sus electores con regalos, y hasta se valen de historias falsas testificadas por gentes pagadas para este fin. En muchas ocasiones ridiculizan los actos de su rival, riéndose públicamente de ellos y dando a entender que eso se puede hacer de mejor forma. En los mítines acostumbran a entretener al público con frases alegóricas desviando de este modo la atención a lo que dice el líder y evitando que los electores puedan tener tiempo de pensar o analizar lo que están oyendo.